Enviemos más ‘Cartas de Amor’ y menos WhatsApp

Estábamos en agosto. Acababa de volver de vacaciones y estaba revisando el periódico en la oficina. Entonces leí un titular que decía: Ya nadie escribe emails de amor. Y casi me da un patatús. ¿Emails? ¿Y a quién le importa un email de amor? ¿Ya ni siquiera contemplamos la posibilidad de recibir cartas de amor en el buzón de toda la vida?

Julia Guitérrez Caba y Miguel Rellán protagonizan Cartas de Amor en el Teatro Maravillas. Una lectura dramatizada de las cartas que sus dos personajes se envían a lo largo de cincuenta años. A medida que avanza la función, el suelo del escenario se va llenando de los papeles que van terminando de leer, haciéndome pensar que los personajes habrían guardado durante años esos trozos de papel. Trozos de papel que, de haber sido mensajes de WhatsApp, se habrían perdido con el tiempo.

Los actores consiguen comerse la obra. Están por encima de ella. Sin cruzarse ni una sola mirada en toda la función (pues cada uno tiene la vista puesta en la lectura de sus textos) consiguen una compenetración explosiva. Sin dejar de leer y sin levantarse del sillón, captamos en ellos y en sus cartas ironía, enfado, melancolía, complicidad, desesperanza, felicidad, angustia, dulzura, humor…

Todos estos sentimientos se entremezclan desde el principio hasta el final de la obra, mientras el conjunto de decenas de bombillas que iluminan la escena se va debilitando poco a poco. El tiempo pasa y se va apagando, y con él la vida de estos dos personajes que parecen no estar predestinados a encontrarse. Pero las cartas siempre quedarán como fiel testigo. Enviemos más cartas de amor y menos WhatsApp.

1 pensamiento en “Enviemos más ‘Cartas de Amor’ y menos WhatsApp”

Deja un comentario