7 fotografías para no perderse la exposición de Leica

No recuerdo un verano en Madrid sin una gran exposición. La de este año es, sin duda, Con los ojos bien abiertos. Cien años de fotografía Leica. La muestra se compone de cerca de 400 fotografías que presentan el enorme cambio que la invención de la cámara Leica, ligera y fácil de transportar, supuso para la fotografía.

Solo un poquito de contexto: alrededor de junio de 1914, se construyó el primer modelo de una cámara compacta para película cinematográfica de 35mm. Debido a la I Guerra Mundial, dicha cámara, bautizada como Leica, no apareció en el mercado hasta 1925. Pequeña, fiable, versátil y con un objetivo de alta resolución, marcó un cambio en la historia de la fotografía. Al igual que ocurre ahora con los móviles, se convirtió en el objeto cotidiano para muchos fotógrafos aficionados, así como para una nueva generación de fotoperiodistas.

Más allá de la historia de la cámara, el foco de la exposición se sitúa en la revolución visual que suscitó esta innovación tecnológica. La cámara Leica provocó una nueva manera de ver. Para ejemplificarlo, he seleccionado (desde la humildad) una fotografía por cada uno de los bloques en que se divide la exposición. 7 razones en forma de foto para no perdérosla:

1) Leica y la Neues Sehen (Nueva visión):
La nueva cámara podía ofrecer una visión de un mundo que se movía a un ritmo acelerado. Alguien con una Leica ya no observaba el mundo con distancia, sino que formaba parte de los acontecimientos.

Fotografía de Heinrich Heidersberger. ‘Laederstraede’, 1935.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2) Fotoperiodismo:
La primera mitad del siglo XX (más concretamente de los años 20 a los años 60) fue la época dorada del fotoperiodismo. La televisión aún no era accesible para el público general y los progresos en impresión hicieron florecer las revistas ilustradas a nivel mundial. Las fotografías pasaron a ser grandes titulares visuales. Con la cámara Leica, que solo pesaba 400 gramos y era increíblemente discreta, se captaron imágenes auténticas.

Fotografía de Nick Ut. ‘Kim Phúc – Napalm contra la población civil’, 1972.

 

 

 

 

 

 

 

 

3) Fotografía subjetiva:
Ahora cualquier amateur experimentado podía también crear fotografías artísticas. Los acusados contrastes, las vistas panorámicas y la luz atmosférica estaban al alcance de la mano de cualquiera.

Fotografía de Walter Vogel. ‘Pantalones a cuadros, parque de atracciones’, 1956.
(No he encontrado la foto, tendréis que ir a ver la exposición).

 

4) Fotografía humanista:
El universo urbano como escenario. Una fotografía interesada en los asuntos de la vida cotidiana de la gente corriente, menos atraído por los experimentos formales y más por captar la vida real.

Fotografía de Ramón Masats. Sin título, 1960.

 

 

 

 

 

 

 

 

5) Fotografía de moda:
Aunque en un principio podía parecer que la cámara Leica era lo opuesto a lo que la fotografía de moda representaba (movilidad frente al trípode, luz natural frente a luz artificial, el hallazgo fotográfico frente a la preparación calculada) una nueva generación de directores de arte y fotógrafos de moda salieron del estudio a las calles de la mano de Leica.

Fotografía de F.C. Gundlach. ‘Reportaje de moda para Nino’, 1958.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6) La nueva fotografía en color:
Si la cámara Leica capturaba la naturalidad y el realismo como nunca antes había sucedido, la llegada del color a la fotografía afianzó este hecho. A pesar de ello, muchos fotógrafos, pertenecientes en su mayoría al fotoperiodismo y la fotografía documental, continuaron siendo fieles al blanco y negro.

Fotografía de Fred Herzog. ‘Barbería de la calle Main’, 1968.

 

 

 

 

 

 

 

 

7) Fotografía de autor:
La desaparición de la legendaria revista Life fue símbolo de la crisis de un género que encontró en la televisión a un serio competidor. Una joven generación de creativos fotógrafos apostó entonces por buscar sus propios temas. Una búsqueda que mucho tuvo que ver con las nuevas posibilidades de expresión visual.

Fotografía de Bruce Davidson. Sin título, de la serie ‘Brookly gang’ (La banda de Brooklyn), 1959.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Podéis visitar la exposición hasta el 10 de septiembre en el Espacio Fundación Telefónica (C/ Fuencarral, 3).

Deja un comentario