Salir con Arte: pierde el miedo al lienzo y mezcla colores en bares

¿De pequeño te gustaba dibujar y pintar pero por alguna razón dejaste de hacerlo? ¿Ibas a clases de baile, judo o baloncesto pero te desapuntaste por falta de tiempo? ¿Piensas a menudo que te hubiera gustado aprender a tocar algún instrumento pero nunca has encontrado el momento? Me encuentro con personas a las que les ocurren situaciones parecidas a estas muy frecuentemente. Es habitual que de pequeños desarrolláramos actividades más creativas que, con el paso del tiempo, fuimos dejando de lado. Pero los adultos también necesitamos expresar nuestra creatividad, así que hoy dedicaré este post a una iniciativa que me ha cautivado: Salir con Arte.

La premisa es sencilla: quedadas en bares para pintar un cuadro y llevártelo a casa. La mecánica también lo es: seleccionas en su web la ciudad en la que vives y el cuadro que quieres pintar. Una vez allí, te esperan un profesor, un delantal, un lienzo en blanco, colores primarios, pinceles, una consumición en el bar y gente con la que pasar un buen rato.

Salir con Arte nació a principios de 2015 cuando Noa Vera, una pintora que pintaba en bares junto a músicos de jazz, conoce a Valeriya Zaytseva, una analista de datos que comenzaba a pintar con vídeo-tutoriales para desarrollar su parte creativa. Ambas coincidieron en la necesidad de un proyecto que llevara la pintura creativa a un público generalista, sin experiencia previa, para que la disfrutaran activamente sin pretensiones de profesionalidad ni de un acabado perfecto. “Pintar por el gusto de pintar y de divertirse; de dejarse llevar. La gente lo hace continuamente en otros ámbitos como el del deporte: por salud y disfrute” – explica Noa Vera –.

Me confieso una defensora del yoga o la meditación. Pero creo que he llegado a desconectar mucho más pintando que desarrollando las actividades anteriores. No solo estimulas tu creatividad, sino que al concentrarte en la pintura y los colores consigues olvidarte del resto de cosas que te preocupan, como un día intenso en el trabajo, y relajarte. Nora Vera me dice justo lo mismo: “Te ayuda a desconectar de todo aquello que te agobia y asfixia diariamente: de trabajo, móviles, obligaciones, inmediatez… Y ayudándote a conectar contigo mismo, con la paz y tranquilidad que nos hacen ser felices. Ayudándote a desarrollar tu parte creativa; empujándote a romper tus esquemas y encorsetamientos. Animándote a mancharte, a sacar al artista y al niño que llevas dentro, a perder el miedo a lo desconocido y a lo que no dominas. Dándote una nueva forma de expresarte”.

Todos hemos tenido vértigo alguna vez al folio en blanco. Es posible que un lienzo en blanco imponga todavía más. Y si eres un inexperto con la pintura y los pinceles, con más razón. Pero en Salir con Arte consiguen que pierdas ese miedo. Te van dando indicaciones paso a paso, conscientes de que muchos de los asistentes nunca han mezclado colores en una paleta, y hasta los más miedosos terminan soltándose: “Conforme va desarrollándose el evento ves cómo se sueltan, cómo disfrutan, dejan miedos y exigencias atrás, adquieren confianza y sonríen, sonríen mucho. Se ríen mucho de ellos, de los demás… y salen con algo que han creado ellos mismos. Sus caras de felicidad y satisfacción son un regalo”, dice Noa.

La co-creadora del proyecto reconoce que es el trabajo más agradecido que ha tenido nunca. Y no es para menos, ya que algunas de las historias que me cuenta son realmente emocionantes: un chico daltónico que quería disfrutar de la pintura por primera vez en su vida a pesar de no diferenciar los colores; una chica que lo estaba pasando realmente mal tras una ruptura y la abrazó al finalizar el evento mientras le contaba que había desconectado y sido feliz al menos un ratito; otra chica que estaba pasando por un cáncer y que en ese proceso había decidido disfrutar al máximo de todo lo que no había hecho antes de tener la enfermedad…

“Pinta y pásalo bonito” es el lema de Salir con Arte. Y yo os animo a todos a vivir esta experiencia, a regalarla, a compartirla con vuestros seres queridos, a desafiaros a vosotros mismos, a mezclar colores, a desconectar, a dar brochazos de pintura sin miedo al resultado.

Deja un comentario